ADICCIÓN PSICOLÓGICA

ADICCIÓN PSICOLÓGICA.

¿Qué es la adicción? Cuando una persona no puede dejar una actitud dependiente voluntariamente, aun cuando quiere, a esto se llama adicción. La tentación es demasiado fuerte de controlar, aunque la actitud este causando daño.

 

Cuando la gente empieza a usar drogas, no planean convertirse en adictos. Les gusta como la droga los hace sentir. Piensan que pueden controlar cuanto y que a menudo toman la droga.  Sin embargo, las drogas cambian el cerebro, los usuarios de drogas empiezan a necesitar la droga simplemente para sentirse normal; esto es la adicción, y rápidamente puede controlar la vida de una persona.adiccion 1

La adicción puede hacer que la necesidad por la droga sea más importante que la necesidad de comer o dormir.  La necesidad de obtener y usar la droga puede llenar cada momento de la vida de una persona. La adicción reemplaza todas las cosas que la persona solía disfrutar y entonces la persona que es adicta es capaz de hacer cualquier cosa, mentir, robar o lastimar a la gente para seguir consumiendo la droga.

 

La ADICCIÓN O DEPENDENCIA FÍSICA es la que se crea en el organismo debido al consumo continuado de una sustancia, de manera que necesita dicha sustancia para funcionar con normalidad, es decir cuando la persona consume una determinada sustancia por cierto tiempo, ésta pasa a formar parte de la química orgánica y cuando no la tiene no funciona normalmente; reacciona con síntomas desagradables como temblores, insomnio, taquicardia, mareos y alucinaciones, aunque estos síntomas dependen del tipo de droga.

 

La ADICCIÓN O DEPENDENCIA PSICOLÓGICA es cuando una persona siente la necesidad de consumir una sustancia debido a los efectos positivos que le ha proporcionado su administración reiterada. Se define también como “la pena, ansiedad o angustia que se experimenta por el placer perdido”, es decir se produce una sensación placentera y se necesita psicológicamente consumirla y si no lo hace siente malestares como tristeza, ansiedad, inquietud o impotencia.
La diferencia entre ambas sería que en la dependencia física, la necesidad de consumir drogas es orgánica, el cuerpo reclama la sustancia, cuando no la tiene mediante la aparición de síntomas físicos, mientras que en la dependencia psicológica hay una necesidad o un impulso psíquico de consumir para producir placer o evitar el malestar.

 

A la adicción se le llama enfermedad porque cumple los criterios de la definición dada por la Organización Mundial de la Salud.

Enfermedad: proviene del latín infirmitas, que significa literalmente “falto de firmeza”. La definición de enfermedad según la OMS es la de “Alteración o desviación del estado fisiológico en una o varias partes del cuerpo, por causas en general conocidas, manifestada por síntomas y signos característicos, y cuya evolución es más o menos previsible.

Sin embargo esta definición no es la que probablemente tenga la mayoría de las personas en mente, cómo un mal funcionamiento del cuerpo, una merma en la salud por causas ajenas a nosotros (bacterias, virus, defectos congénitos, etcétera), y desde ese punto de vista parecemos incapaces de hacer algo consciente para remediarlo; así mismo, es fácil aceptar la aseveración de algunas instancias de que la adicción es una enfermedad incurable, pero desde el punto de vista psicológico, siendo esta un trastorno mental, es posible reaprender la forma de lidiar con actitudes propias.

 

Así mismo los cambios orgánicos cerebrales ocasionados por el consumo de drogas que se mencionan anteriormente, definitivamente afectan el reforzamiento de la actitud del adicto sin embargo no es precisamente lo que provoca la obsesión a la conducta adictiva, es decir, la mente genera una compulsión en los pensamientos que a la vez genera una reacción emocional, en un sentido mental-orgánico, no exclusivamente orgánico. Las adicciones no son precisamente a sustancias, existen muchas adicciones a diferentes actitudes, esto nos hace ver que, en las personas con adicciones a actitudes como el juego, al sexo, a las personas, no tendrían un cambio de actividad cerebral debido a sustancias, es por ello que se advierte que las adicciones son en su mayor parte psicológicas.

 

¿Cómo se adquiere una adicción?

El proceso adictivo psicológico empieza en la mayoría de las veces por el instinto de huida al dolor, es decir, los seres humanos cómo cualquier ser vivo tiene el instinto de supervivencia y es el dolor quien da aviso al organismo que su supervivencia está en peligro, por lo que debe huir de ese dolor, sin embargo como seres con conciencia pero dependientes en gran manera de las demás personas, podemos reprimir esta sensación de huida, generando así una memoria del dolor, que se convierte a su vez en una carga psicológica con el significado inconsciente de que “la vida peligra”, manteniéndose esta por mucho tiempo (lo más probable es que sea durante la niñez y juventud) con esto, la alerta de la supervivencia se mantiene latente; más tarde es cuando entran en escena las actitudes y en especial las sustancias (drogas) que tienen la cualidad de relajar momentáneamente este estado de dolor emocional inconsciente que provocó el mantener el significado de nuestra vida en peligro, este efecto suele ser tan placentero como tanta carga psicológica remita.

 

Este es el principio de la adicción psicológica, dado que el proceso continúa impregnando las actitudes de significados que refuerzan dicha conducta; como ejemplo: el consumo del alcohol, el cual es socialmente aceptado, por lo que tiene desde un inicio una connotación de aceptación social para quien lo consume, además que dependiendo del contexto en el que se consuma se le irán asignando otros significados como, amistad, hombría (en caso de los hombres) igualdad (en caso de las mujeres), independencia, autosuficiencia, etcétera, además de que sirven de muletilla social ante la deficiencia de habilidades.

 

Los reforzadores de las conductas adictivas provienen de diversas fuentes y son asimiladas de diferente manera por los individuos. Existen también los casos en los que las actitudes y las sustancias funcionen de manera contraria es decir, que sean repulsivos para las personas, como en los casos en los que a alguien se le obliga a beber alcohol o se relaciona con eventos indeseables como maltrato, pérdidas, etcétera.

 

La conducta adictiva tiene raíces psicológicas profundas y un complejo camino de reforzadores y significados, es una red de sensaciones, aprendizajes y procesos reforzados entre ellos, a veces es suficiente romper un paso en el proceso de ejecución de una conducta adictiva para que esta cese y dependiendo de las circunstancias y asimilación del individuo puede mantenerse en remisión o puede recaer en ella. Es por ello que es necesaria la ayuda de un profesional especializado que pueda guiar a la persona en un proceso de entendimiento y reeducación para la remisión de las adicciones y el monitoreo periódico de este para evitar en lo posible las regresiones y reforzar la revaloración del individuo y la memoria de las nuevas actitudes y sensaciones.

 

Psic. Daniel Aguilar Nazará

 

Palabras clave: adicción, adicción psicológica, drogadicción, conducta adictiva, proceso adictivo

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *